Contra el síndrome post vacacional… ¡cosquillas!

  • ¿Quién dijo depresión a la vuelta de vacaciones? COSQUILLEARTE es la mejor terapia para superarlo ya que genera endorfinas, la hormona de la felicidad
  • Es una experiencia única, agradable, evocadora que además está recomendada para todas las edades. Perfecta para conectar con uno mismo en cuerpo y alma

Madrid, septiembre de 2013

La vuelta de las vacaciones y volver a la vida activa siempre es duro, incluso para la salud ya que puede producir en muchos malestar general con síntomas tanto físicos como psíquicos, incluso un estado de depresión, llamado síndrome post vacacional. Algunos expertos aconsejan volver un par de días antes de vacaciones, mantener unos horarios similares o realizar alguna actividad de ocio que sea compatible con el trabajo y que nos haga desconectar de la vuelta a las responsabilidades diaria. Y para conseguir esto, que mejor que… ¡cosquillas! La forma de escapar de la rutina y evitar el estrés tiene un nombre: COSQUILLEARTE (C/ García de Paredes, 33. Madrid. Tel. 91 591 78 68 / C/ Luis Heintz, 1. Vitoria. Tel. 945 043 219. www.cosquillearte.com), una técnica que proporciona sensaciones de relajación, paz, calma y felicidad… ¿Por qué?…

… ¡¡Porque genera endorfinas!! Esta técnica especial procura bienestar ya que tiene en cuenta las terminaciones nerviosas. Al estimular los receptores táctiles de la dermis, se segrega la hormona de la felicidad, generando sin duda, gratas sensaciones. Sutiles caricias que provocan el relax inmediato y no está contraindicado en ningún caso. No, no se trata de reír sin parar… Son como las que se comparten durante la infancia y que luego, llegados a la edad adulta, se ruegan en el sofá, en ese ratito que se desean mimos. No sólo son suaves, sino también envolventes dado que las yemas de los dedos, las manos, los antebrazos de las terapeutas recorren la piel. COSQUILLEARTE es el centro de referencia para los adictos a las cosquillas de todas las edades.

Cada sesión es llamado momento, así cada uno puede elegir el más adecuado, porque siempre serán únicos. Experiencias como Momento Pausarte (25 €), media hora para liberar tensión, o el favorito de la mayoría: Momento Olvidarte (45 €), 60 minutos mágicos e inolvidables. ¿Apetecible? Pues la experiencia puede ser todavía más singular y es que tanto la sesión de 30 como la de 60 minutos pueden realizarla dos masajistas, es decir, sentir a cuatro manos. Solo con el Momento Fascinarte (50 y 90 €). Sin olvidar que se puede compartir con otra persona si se opta por el Momento Emparejarte (50 €, 30 minutos, y 90 €, una hora).

Después de cada sesión, se sirve una infusión, zumo o bebida reconfortantes para que la vuelta a la realidad sea sin sobresaltos, poco a poco. Incluso puede tratarse de un benjamín de cava para las parejas. Si bien, desde el primer momento se respira una atmósfera de paz. Y es que es un espacio dedicado a todos los sentidos: el aroma delicado de las velas, la música que acaricia el oído, el sabor de los bombones… y por supuesto el tacto. Todo ello multiplicado por la atención personalizada y el trato cercano del equipo, pendiente de cada detalle.

Un regalo para uno mismo o para otros nunca imaginado… ¡Regalar cosquillas! Original, diferente y cariñoso. Es tan sencillo como pedir cita o adquirir sus tarjetas regalo en el propio local, telefónicamente o a través de la web: www.cosquillearte.com con su pago directo por Paypal. Incluso desde COSQUILLEARTE se pueden enviar personalizadas, es decir acompañadas del mensaje deseado, a cualquier punto de la geografía. Adictivas, placenteras y con un sinfín de beneficios para cuerpo y alma. ¡¡¡Son cosquillas!!!